Würzburg, Alemania

WURZBURG ALEMANIA

A ambas orillas del Río Meno se encuentra Würzburg, una ciudad Baviera y universitaria con mucha vida y unos 125,000 mil habitantes. Es la unión mas hermosa entre historia, cultura y vino por ser el centro de la región vinícola de Franconia y tener lugares de increíble belleza.

Ubicado a 70 minutos en tren de Francfurt y a 100kms de Nurember. La ciudad de Wurzburgo es una auténtica invitación a un fascinante viaje al pasado donde es posible recorrer diferentes épocas y estilos que han estado presentes en esta región del sur de Alemania. La imagen de la ciudad está impregnada por obras maestras de la arquitectura de varias épocas.

Wurzburgo es conocido principalmente como centro administrativo y los mayores creadores de empleo son la universidad y el ayuntamiento.

Mas allá de la monumental Residenz y de la fortaleza Marienberg, dos de los emblemas históricos de la ciudad, Würzburg ofrece el conjunto de las torres de la catedral (Dom St. Kilian), de Neumünster, Grafeneckart y Käppele.

El Alte Mainbrücke (antiguo puente sobre el Main), de 180 metros de longitud, con sus impresionantes figuras de santos. O, algo más reciente, el laboratorio original en el que Wilhelm Conrad Röntgen descubrió los rayos X. Además, posee la colección de obras de Tilman Riemenschneider más grande del mundo.

Recorriendo su casco antiguo se puede comprender la magnitud del patrimonio histórico que aún conserva esta interesante ciudad. Además de un destino popular, Würzburg es un importante centro cultural y comercial y la tierra de origen del excelente vino de Franconia.

Algo de historia…

La primera iglesia, en el terreno de la actual catedral, data del 788 y fue consagrada ese mismo año por Carlomagno; el edificio actual fue construido entre el 1040 y 1225 en un románico muy sobrio.

En 1720 se comenzaron los cimientos del Palacio Residencial de Wurzburgo, que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y en 1814 la ciudad se convirtió en parte del estado de Baviera.

Durante la II Guerra Mundial, el 16 de marzo de 1945, dos meses antes de la rendición de Alemania, la ciudad fue bombardeada por la aviación británica, con un resultado del 90% de destrucción. La ciudad había escapado a los bombardeos aliados hasta el momento, pero el plan de destrucción de todas las ciudades alemanas de más de 100.000 habitantes acabó por afectar también a la ciudad, que tenía en ese momento 107.000 habitantes.

El centro barroco de la ciudad se perdió de forma irreversible, pero los principales monumentos han sido lentamente reconstruidos (la fortaleza de Marienberg se terminó de reconstruir en la década de los 90). Actualmente muchos de los restos históricos son réplicas idénticas de los edificios originales. Del Palacio residencial sólo quedan originales las paredes exteriores y la escalera monumental interior.

Monumentos y sitios de interés que merecen ser visitados:

  • La fortaleza de Marienberg fue durante mucho tiempo sede del obispo-príncipe. Se construyó, más que para defender a la ciudad, para defenderse de los ciudadanos. Se encuentra al otro lado del río, cruzando el Puente Viejo sobre el Meno, sobre una colina que domina la ciudad.
  • En la fortaleza de Marienberg se encuentra el Mainfranken Museum, con colecciones que abarcan desde la prehistoria hasta la actualidad. La fortaleza también alberga el museo de la ciudad, del que hay que destacar dos maquetas, una de la ciudad medieval y otra de la ciudad tras el bombardeo de 1945, además del pendón de San Kilian del siglo XII.
  • El Puente Viejo de Wurzburgo fue construido entre 1473 y 1543, para reemplazar al románico que había sido destruido. Se adornó con estatuas en 1730 realizadas por Claude Curé, que había trabajado en Versalles, y los hermanos Becker. Las estatuas son 11 santos y Pipin (el emperador de Wurzburgo). Fue el primer puente románico de piedra construido por el arquitecto Enzelin. El puente fue destruido parcialmente en las inundaciones de 1342 y 1442.
  • La Catedral de San Kilian es de estilo románico muy sobrio y fue construida entre 1045 y 1188. Contiene interesantes esculturas de Tilman Riemenschneider y las tumbas de muchos de los obispos de la ciudad, además de un museo. La capilla de Schönborn, una capilla lateral añadida por los obispos del mismo nombre, está decorada con calaveras y huesos, tanto en el interior como en el exterior. Dom St. Kilian es la cuarta iglesia románica más grande de Alemania.
  • El Lusamgärtchen (jardincito Lusam) es un pequeño patio amurallado en el lado norte de la iglesia de Neumünster. La tumba del trovador Walther von der Vogelweide está situada dentro del jardín. Desde 1930 un monumento recuerda al poeta en el Lusamgärtchen. La parte superior del monumento es un bebedero para los pájaros. Según la leyenda el deseo de Walther v. d. Vogelweide era que después de su muerte, lo enterraran debajo de un tilo y que los pájaros tuvieran siempre lo que necesitaran. Se dice también que las personas que tienen mal de amores van al monumento con una rosa para depositarla allí y olvidarse de sus problemas.
  • El Grafeneckart fue la residencia medieval de un tal duque Eckart, que fue asesinado en el edificio hacia 1200. A partir de 1316 se convirtió en el ayuntamiento de la ciudad. Se amplió varias veces en el renacimiento —incluyendo la torre— y el barroco, pero los dos primeros pisos datan de la época original de la construcción e incluyen una capilla gótica en su interior. Actualmente en el primer piso se encuentra un restaurante.
  • La Käppele, una capilla barroca-rococó al otro lado del Meno, fue diseñada por Balthasar Neumann y es una de las iglesias más notables de la ciudad.
  • La llamada Marien Kapelle o Marktkirche, a pesar de llevar el nombre de capilla, es una iglesia gótica realizada en piedra arenisca roja y dorada cuya aguja fue copiada de la de Esslingen. A destacar la Anunciación en la portada y las estatuas de Adán y Eva, todo ello de Riemenschneider. Hay una tumba de un abad, en piedra, con una copa sostenida en el pecho, San Makario, que se abstuvo de beber vino toda su vida, y cuando hubo que celebrar la inauguración de un monasterio, y le hicieron brindar con una copa de vino hizo el milagro de la Conversión del vino en agua.
  • “Falkenhaus” (casa del halcón) era la sede del párroco de la catedral en la Edad Media. Fue construida a principios del siglo XVIII. En 1735 Franz Thomas Meißner compró Falkenhaus y la usó como una posada. Tiene una fachada de estilo rococó, la más bonita de toda Alemania, que fue construida en 1751. Hasta el siglo XIX tuvo un salón de conciertos y de baile. En 1939 la ciudad de Wurzburgo compró la casa. El 16 de marzo de 1945 en la Segunda Guerra Mundial se destruyó completamente después de un bombardeo. La reconstrucción de Falkenhaus empezó en 1950. Desde 1952 tiene un centro turístico y es la biblioteca municipal.
  • El Julius Spital es un hospital barroco, con un patio y una iglesia, construido por el obispo-príncipe Julius Echter em 1576. Su bodega medieval, junto con las del Palacio residencial y del Bürgerspital son los mejores sitios para probar el vino de Franconia (Frankenwein). Con 168 ha de viñedo, el Julius Spital es el segundo mayor productor de vino de Alemania.
  • La casa burguesa “Stachel” fue en 1525 el lugar de encuentro de los ciudadanos y campesinos rebelados en la “Guerra de los Campesinos”. Como señal de reunión, los rebeldes colgaban un mangual (Morgenstern) sobre la entrada. Es la posada más antigua de Würzburg. En este lugar nació un poema de Goethe porque él bebió vino mezclado con agua, cosa que no es muy habitual en Franconia.
  • “Vierröhrenbrunnen” o “Fuente de las cuatro bocas” está entre el Ayuntamiento y el Puente Viejo del Meno, tiene cuatro bocas que son símbolos de virtud: valor, justicia, sabiduría y moderación. En el centro de la fuente hay un obelisco con una estatua de Franconia. El Ayuntamiento no puede estar situado más alto que la fuente, porque los consejeros no tenían el poder de decisión en Wurzburgo. Los obispos-príncipes gobernaban la ciudad y la fuente era un regalo de los obispos-príncipes para la ciudad. Hay una costumbre divertida en el carnaval, donde las personas lavan sus monederos vacíos en la fuente. Se dice que esto trae suerte para el futuro.

Festivales a destacar son el Afrika Festival en junio, el Mozart Fest en junio/julio y el Umsonst und Draußen (traducción: «gratis y afuera»), en junio. El “Festival de Flamenco” en abril es único en su género en el sur de Alemania y uno de los más importantes de todo el país. En él podemos encontrar profesionales de este bien cultural reconocido por la UNESCO, tanto artistas españoles como de otras nacionalidades, que cantan, bailan y tocan la guitarra, unidos por la pasión del flamenco. En septiembre tiene lugar el “Stramu” (Festival für Straßenkunst), un festival de música gratuito en el que en pequeños escenarios repartidos por las calles y plazas del centro de la ciudad tocan grupos de música de diferentes estilos. En octubre se celebran el Würzburger Improtheaterfestival y el Würzburger Jazz-Festival.

El Internationale Filmwochenende Würzburg es uno de los más antiguos y diversos festivales de cine de Alemania fundado en 1974. Es llevado a cabo exlusivamente con trabajo voluntario. Cuenta con unos 10.000 visitantes y se llegan a proyectar unas 50 películas de múltiples nacionalidades.

Si quieres conocer este u otro lugares en Alemania o del mundo, ingresa a Viajes Humboldt y encuentra los mejores paquetes del mercado, llama al 387-8903 o escribe a [email protected] .

Más Páginas para visitar:

http://www.wuerzburg.de/en/index.html

http://www.museum-am-dom.de/ .

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
No Comments

Post A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.