Carolina Fabrega, Carolina Fábrega, Santa Marta, Colombia, Sierra Nevada

Playa Blanca, Santa Marta, Colombia

Playa Blanca en Santa Marta, Colombia es pura gozadera.

Ir por un poco de sol, relajación y mucho mar es lo primero que piensas, pero Playa Blanca es más que eso… Puedes encontrar varias actividades en este lugar como el famoso Zipline, hacer snorkel y tomarse grandiosas fotografías.

En compañía de amistades o en familia, la tranquilidad es lo más importante en este paraje samario que estás a punto de descubrir; sin infraestructura hotelera y cero algarabía, los montes que crecen detrás de este idílico escenario esconden, como celosos guardianes, un tesoro natural invaluable.

Cada paraíso tiene una playa así. No es coincidencia entonces que en muchos balnearios del mundo, este nombre sea sinónimo de relajación e increíble belleza. Extraordinarios destinos como Cartagena o en su país hermano Panamá tienen su propia Playa Blanca y Santa Marta no podía quedarse atrás.

Playa Blanca es la primera de una larga lista de maravillosas playas que hacen parte del Parque Natural de  Tayrona, con la ventaja de encontrarse muy cerca de El Rodadero (a solo 10 minutos en lancha; el tour por lo general involucra una visita al divertido Acuario) y muy cerca también de Taganga.

En relación con su vecina de El Rodadero, esta playa es considerablemente menos visitada, a decir verdad, lo que le obsequia el atributo ideal para que pases un espectacular día en familia.

Al llegar la hora de almuerzo no hay de qué preocuparse, sus restaurantes ofrecen una exquisita gastronomía caribeña. Eso sí, mejor si reposas, deja que la digestión haga lo suyo con el banquete, y mucho ojo con la profundidad del agua en algunos sectores.

Otras recomendaciones importantes:

  • LLeva agua embotellada.
  • Cuida del ambiente y no dejes basuras, regresa todo lo que lleves ;
  • El sol puede pegar fuerte, quizás no desees alquilar una carpa y como no hay hoteles cercanos, tampoco encontrarás quitasoles, mejor si llevas tu propia sombrilla playera o una carpa.
  • Bloqueador solar
  • Y para terminar no olvides tu  cámara fotográfica.

Dicho lo anterior, solo dedícate a disfrutar de Playa Blanca: gánate un bonito bronceado color canela, tendido en la arena, con una deliciosa cerveza fría para luego acudir al tentador mar por un buen chapuzón; nada mal estaría echarle un vistazo a la vida marina que discurre bajo esas aguas que son la envidia del azul del firmamento.

Y que el trabajo y el estrés del mundo entero esperen por lo menos un fin de semana más.

 

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
No Comments

Post A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.